Cartas a Marilyn

07 febrero 2005

Lo siento



Querida Marilyn:

Lo siento mucho. Es éste el resumen y la causa de la misiva. Sé que estas disgustada, que por diversos motivos nuestra relación de amistad se ha visto erosionada y fragmentada. Y me temo que mi falta de tacto y de saber estar ha tenido parte de culpa, porque he dejado correr las cosas y las palabras sin explicarte, sin guiarte. Lo he dejado a merced de tus pensamientos y de tus sentimientos, y permitame que te diga que tus celos también han tenido mucho que decir. Los hechos son de sobra conocidos por los dos, y me temo que este no es el lugar ni el momento de rememorarlos, porque esta es una carta de arrepentimiento y de búsqueda de perdón. Sin embargo, no puedo olvidar las malas lenguas, los malos pensamientos. Siempre he huido de ellos como de la muerte. No traen nada bueno, y siempre conllevan maldad y mala intención. Son ésos y no otros los que han influido en ti, los que te han hecho pensar de una manera y no de otra. Son de los que te aconsejo que huyas, que sepas seleccionar bien las palabras en las que confías. Y me temo que parte de culpa la he tenido, porque como te he dicho anteriormente, dejé que esas palabras se acercaran a ti sin advertirte. Y por eso lo siento, por eso me siento culpable.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal